Skip to Content Skip to Main Navigation Skip to Quick search Skip to Section Navigation Skip to Footer
Embajada de los Emiratos Árabes Unidos in México City
www.uae-embassy.mx
Los EAU section

Historia

Viajes y Comercio

Al parecer, el comercio con el exterior, tema recurrente en la historia de esta zona estratégica, también floreció en periodos posteriores gracias a la domesticación del camello a finales del segundo milenio a.C. Al mismo tiempo, el descubrimiento de nuevas técnicas de riego (irrigación falaj) posibilitó la irrigación extensiva de tierras agrícolas, lo que se tradujo en una multiplicación de asentamientos humanos en la región.

Hacia el siglo I d.C., el tránsito por tierra de las caravanas entre Siria y las ciudades del sur de Irak, junto con las rutas marítimas hacia el importante puerto de Omana (posiblemente la actual Umm al-Qaiwain) y desde allí a la India, era una alternativa a la ruta del Mar Rojo que seguían los romanos. Aunque las perlas se extraían en esta zona desde hace milenios, su comercio alcanzó nuevas e importantes cuotas en esta época. El transporte marítimo también era muy importante, y en Dibba se organizaban grandes ferias que atraían a los comerciantes desde lugares tan lejanos como China.

Conversión al Islam

La llegada de los enviados del Profeta Mohamad en el año 630 d.C. anunció la conversión de la región al Islam. Hacia el 637 d.C., los ejércitos islámicos ya usaban Julfar (Ra’s al-Khaimah) como escala para la conquista de Irán. Durante muchos siglos, Julfar prosperó como puerto de gran riqueza e importante centro de extracción de perlas, desde ahí partían los grandes barcos de madera que surcaban todo el largo y ancho del Océano Índico.

Guerra en el Mar

La llegada de los portugueses al Golfo en el siglo XVI trajo consigo consecuencias cruentas para los habitantes árabes de Julfar y de los puertos de la costa oriental, como Dibba, Bidiya, Khor Fakkan y Kalba. Sin embargo, mientras las potencias europeas competían por la hegemonía en la región, un poderoso linaje de la zona, los Qawasim, hacía acopio de fuerzas. Al principio del siglo XIX, los Qawasim habían reunido una flota de más de 60 grandes navíos y tenían capacidad para enviar al mar más de 20.000 marineros. Su poderío provocó al final que los británicos lanzaran una ofensiva para hacerse con el control de las rutas del comercio marítimo entre el Golfo y la India.

Fuera del Desierto

Tierra adentro, las poblaciones que forman el arco de oasis de Liwa eran, desde antes del siglo XVI, el centro de la actividad económica y social de los Bani Yas. Sin embargo, a principios de la década de 1790, la localidad de Abu Dabi se había convertido en un centro de extracción de perlas tan importante que el jefe político de todos los grupos Bani Yas, el Sheikh Al Bu Falasah (de la familia Al Nahyan), la eligió como residencia en lugar de Liwa. En los primeros años del siglo XIX, los miembros de la familia Al Bu Falasah, una rama de los Bani Yas, se estableció en la ría de Dubái e impuso el gobierno Al Maktoum en el emirato.

El Apogeo de la Extracción de Perlas

Tras derrotar a los Qawasim en 1820, los británicos firmaron con los Sheikhs de los diferentes Emiratos una serie de acuerdos, posteriormente ampliados con tratados para mantener la tregua marítima, por lo que la zona llegó a conocerse como los “Estados de la Tregua”. La industria perlera floreció en la relativa calma de la que disfrutaron los mares de la región durante el siglo XIX y principios del XX, una situación que reportó ingresos y empleo a los habitantes de la costa del Golfo. Muchos de ellos eran seminómadas: recolectaban perlas en los meses de verano y cuidaban de sus huertos de dátiles en invierno. No obstante, sus escasos recursos económicos estaban a punto de recibir un duro revés.

Si bien la I Guerra Mundial acarreó graves consecuencias para la pesca de perlas, la depresión económica a finales de la década de 1920 y principios del decenio de 1930, aunada con el descubrimiento japonés del cultivo de perlas, acabaron por dañarla de forma irreparable. Al término de la II Guerra Mundial, coincidiendo con los altos impuestos que el nuevo gobierno independiente de la India impuso a las perlas importadas del Golfo, la industria acabó por derrumbarse completamente. Su desaparición supuso una catástrofe para la zona. Pese a su capacidad de adaptación, a sus recursos e inventiva, la población se vio abocada a considerables penurias, prácticamente sin oportunidades de acceder a la educación, y sin carreteras ni hospitales.

Petróleo y Liderazgo

Afortunadamente, en el futuro se vislumbraba ya el petróleo y el liderazgo visionario del Sheikh Zayed Bin Sultan Al Nahyan. Nacido hacia 1918 en Abu Dabi, el Sheikh Zayed era el menor de los cuatro hijos del Sheikh Sultán, Gobernante de Abu Dabi de 1922 a 1926. Cuando el Sheikh se hizo adulto, viajó por todo el país y obtuvo un conocimiento profundo de la tierra y sus gentes. A principios de la década de 1930, cuando los equipos de las compañías petroleras llegaron a la zona para efectuar las primeras prospecciones geológicas, tuvo sus primeros contactos con la industria que iba a hacer posible el desarrollo actual del país.

En 1946, el Sheikh Zayed fue elegido Representante del Gobernante en la región oriental de Abu Dabi, con su centro en Al Ain, a 160 kilómetros al este de la isla de Abu Dabi. Aportó a su nuevo cargo una firme convicción en los valores de la consulta y el consenso, y sus juicios “se distinguían por su aguda perspicacia, sabiduría y ecuanimidad”.

El primer cargamento de crudo salió de Abu Dabi en 1962. El 6 de agosto de 1966, el Sheikh Zayed sucedió a su hermano mayor como Gobernante de Abu Dabi. Acto seguido, aumentó las contribuciones al Fondo para el Desarrollo de los Estados de la Tregua. Con el incremento de los ingresos como resultado del crecimiento de la producción de petróleo, el Sheikh Zayed llevó a cabo un ingente programa de construcción, que incluyó escuelas, viviendas, hospitales y carreteras.

Learn more about Sheikh Zayed

Las Mujeres en los EAU

Enlaces Relacionados


Footer Image